Carmen Saad Loreto
Biografia elaborada por:
Eduardo Riera
El 22 de noviembre de 1939 nace en la ciudad de Barquisimeto Carmen Cecilia Saad Loreto, de la unión matrimonial de Rafael Saad, comerciante de la localidad, de ascendencia libanesa y Trina Loreto, llanera oriunda de Guanare, estado Portuguesa; es la tercera de once hijos. Carmen estudia la primaria en la Escuela “Sucre” en Cumaná, inicia sus estudios de bachillerato en el Liceo “Lisandro Alvarado”, obteniendo el título de Bachiller en Ciencias Biológicas. Al egresar de bachillerato, a sus padres se les presenta el dilema de enviarla a proseguir sus estudios universitarios fuera de la ciudad, lo que representaba su alejamiento del hogar; la ven como una joven tímida pero al mismo tiempo de carácter firme con principios inculcados desde su infancia. Temerosos de una negativa en la continuación de sus estudios, los sorprende cuando les hace saber sus deseos de estudiar Bioanálisis, carrera que escoge por verdadera vocación y con el ánimo de servir a la colectividad; la universidad que selecciona es la Central de Venezuela (UCV) en la ciudad de Caracas; siente momentos de nostalgia por su hogar, pero se sobrepone y sigue adelante. Según me refiere, de las asignaturas que más le atraían de su carrera era la Microbiología e Inmunología, dictada por el Dr. Henry Fossaert(†) cuyas exposiciones le inculcaron el gusanillo por la Microbiología. Egresa de la UCV con el título de Bioanalista, y es a los siete meses ingresa en la Sección de Urgencias del Servicio de Laboratorio del Hospital Central “Antonio María Pineda” en Barquisimeto; es aquí donde inicia su vida profesional, previa selección mediante un examen de conocimientos y destrezas realizado por el jefe del laboratorio Dr. Pedro Mazzei; afortunadamente, nos dice, pasa la primera angustia de su inicio profesional. Es en la Sección de Emergencias donde empiezo a conocer a Carmen Saad, como compañera de trabajo y posteriormente surge una bonita amistad. Es persona con gran capacidad de trabajo y deseosa de actualizar constantemente sus conocimientos. A los pocos meses de estar laborando, le ocurre la pérdida de su padre. Me refiere el inmenso dolor y el aturdimiento ante lo inesperado, pero recuperó su ánimo al recordar sus palabras: “Hija pase lo que pase en la vida hay que seguir adelante, la depresión es mala consejera, el campo de la salud que has escogido requiere de concentración en tu trabajo, además de la preparación científica”. Así pues prosigue su vida profesional sin egoísmos, ayudando al avance de otros profesionales que tienen la oportunidad de formarse con ella.
 
En el aspecto personal nos consta que fue pilar fundamental para su madre y sus diez hermanos. En el año 1970 entra a la Sección de Microbiología del Hospital Central Universitario “Antonio María Pineda”. Ya como docente de la Universidad Centro Occidental “Lisandro Alvarado” (UCLA), bajo la dirección del Dr. Ramón Zamora, jefe de la Cátedra de Microbiología y director y asesor de Microbiología y de la Dra. Zoila de Barrios, microbióloga y jefe del Laboratorio Central.
 
En 1972 se inicia en las actividades docentes como asistencial-docente, en la instrucción de los médicos de postgrado en: Pediatría, Obstetricia y Ginecología, Medicina y Anestesiología en el área de Microbiología, lo que le impone una dinámica de enseñanza-aprendizaje. Así continúa los cursos que había iniciado en 1970, los cuales realizó principalmente en el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social (MSAS) bajo la asesoría del Dr. Alberto Pardi, en el Departamento de Bacteriología. Allí se entrenó en el diagnóstico de enterobacterias, vibrios, cocos grampositivos y bacilos grampositivos, todo relacionado con muestras clínicas como el coprocultivo, exudado faríngeo y coprocultivo, entre otras, haciendo énfasis en las pruebas de sensibilidad a los antibióticos. Mención aparte lo constituye la importancia que ella le ha dado a los medios de cultivo en Microbiología; sostiene que un microbiólogo integral debe supervisar directamente el control de calidad de los medios de cultivo.
 
Entre los cursos de actualización que ha realizado se pueden citar: inmunología, enfermedades infecciosas, control de calidad en laboratorio, micosis en el hombre, actualización en enterobacterias, el laboratorio en pediatría, curso intensivo de antimicrobianos, actualización en LCR, Curso Internacional de Actinomycetales, infecciones del tracto urinario, diarreas, curso teórico-práctico “Utilización de sondas de ADN y PCR”, entre otros.
 
Además de su interés en la realización de cursos es asidua participante de talleres, seminarios, jornadas y congresos patrocinados por la Sociedad de Venezolana de Microbiología, el Colegio de Bioanalistas y la Sociedad de Bioanalistas Especialistas. Ha realizado trabajos sobre: meningitis por enterobacterias y bacilos no fermentadores, estudio microbiológico de las meningitis y Lysteria monocytogenes en el recién nacido, conjuntamente con el Lic. Rafael Roa, la Lic. Yolanda Guédez y el Dr. Antonio González Mata. Ha investigado, la susceptibilidad de Pseudomonas aeruginosa a antibióticos betalactámicos y a aminoglicósidos, así como la susceptibilidad in vitro a la enoxacina, en otros aspectos. Ha realizado asesorías en trabajos de investigación de médicos de postgrado o para ascenso universitario entre los que puede citar: “Vulvovaginitis en niñas”, “Frecuencia de bacteriuria asintomática en embarazadas”, “Aislamiento de Campylobacter jejuni en niños con diarrea y en asintomáticos”, “Estudio microbiológico de la úlcera corneal”. También Carmen Saad ha atendido a invitaciones para desarrollar temas relacionadas con su ejercicio profesional, donde ha podido aportar su experiencia.
 
Su preocupación por la Microbiología ha sido constante y como bioanalista especialista del Instituto de Previsión para el Ministerio de Educación (IPASME), la llevó a fundar el Servicio de Microbiología en el año de 1989, desempeñando el cargo de microbióloga hasta su jubilación en 1998. Entre las actividades docentes que ha desempeñado se puede mencionar desde el año 1988, la asistencia en Microbiología a pasantes del último año de Bioanálisis de la Universidad de Los Andes (ULA), tarea que realiza como docente adhonorem. Es debido a su dedicación en el estudio de las meningitis y el LCR que el coordinador del postgrado de Neuropediatría de la Universidad Centro Occidental, el Dr. Agustín D´Onghia, la incorpora en el año 1994 como coordinadora y docente de la asignatura Neurobiología y Neuropediatria, tareas que desempeño, aún después de jubilada, hasta el 2004.
 
Carmen Saad integró la Comisión de Infecciones Intrahospitalarias del Hospital “Antonio María Pineda” desde el año 1985; un año después el Dr. José J. Gutiérrez Alfaro (†) Presidente de la Junta Directiva de la Sociedad Venezolana de Microbiología, fundó el Grupo Venezolano para el Control y Prevención de la Infección Intrahospitalaria. Se destaca dentro de este grupo el de Maracaibo representado por los Dres. Alfredo Villalobos y Ludonildo Lugo, quienes ofrecen la preparación de enfermeras para el registro de los índices de infección y llenado de la ficha de los pacientes al ingreso y egreso de los mismos. En el Hospital de Barquisimeto, Carmen, como la delegada del grupo, hace contactos con la dirección y logran enviar inicialmente, a dos enfermeras al Hospital “Urquinaona” de Maracaibo; al regreso de este entrenamiento se logra reabrir çel Comité y se incentiva a los bioanalistas bacteriólogos en el estudio de la infección nosocomial; posteriormente el MSAS, se encarga de esta labor. Actualmente el Servicio de Epidemiología realiza la vigilancia epidemiológica de las infecciones intrahospitalarias. Carmen Saad perteneció a la Comisión de Docencia y Extensión y fue representante del Departamento de Patología del Decanato de Medicina.
 
Desde el año 1970 se desempeñó como docente de la UCLA y estuvo adscrita al Hospital Central Universitario “Antonio María Pineda”, fue jefe del Servicio de Microbiología, y adjunta a la jefatura de Laboratorio del Hospital Antonio María Pineda en 1980; en 1981 es llamada por el Lic. Rafael Roa coordinador regional de laboratorio para que acepte la jefatura del Servicio de Laboratorio Central, cargo que desempeña hasta 1992. Los primeros años de 1970 son muy activos para Carmen y llega a la Presidencia del Colegio de Bioanalistas del estado Lara, por dos períodos, cargo que desempeña con gran dedicación y gremialismo, aprobándose durante sus períodos el primer Convenio de Trabajo para los bioanalistas del Seguro Social (IVSS), y se dan los primeros pasos para la aprobación de la Ley de Ejercicio del Bioanálisis. Ha ocupado cargos en el Tribunal Disciplinario así como el de fiscal del mismo. Recuerda la Lic. Saad muy especialmente a su colega y amigo el Lic. Omar Ramos Anzola (†), quién siempre la guió en los años difíciles, en que le tocó regir los destinos del gremio de bioanalistas.
 
Es en el año de 1970, cuando Carmen Saad y los microbiólogos: Ramón Zamora, Noela Salcedo de Rodríguez (†), Rafael Bonfante Garrido, Gustavo Bracho, Omar Yánez, Miguel Gonzáles Miliani, Lucy Pirela, Lenny de Quintana, Rafael Marruffo, Severino Mascia, entre otros, fundan el Capítulo “Centro Occidental” de la Sociedad Venezolana de Microbiología, siendo su primer presidente el Dr. Ramón Zamora. Carmen Saad ocupó la presidencia de este Capítulo durante los períodos 1992- 1998. Mantiene que el trabajo debe ser ejecutado sin esperar reconocimientos y la dedicación al gremio nace por el amor a éste, ambos deben ser un deber de todo profesional y que quien se dedica a la salud debe hacerlo con mística, sin esperar retribución, como no sea el salario justo a que todo trabajador tiene derecho. Ha recibido: la Orden “Rafael Rangel” en segunda clase, y la Orden “Mérito al Trabajo” en su segunda clase.
 
Carmen Saad es un ejemplo a seguir por los profesionales de la salud, sobre todo los que han tenido el honor de estar cerca de ella. Desde el 2004 Carmen esta retirada de toda actividad profesional, dedicando todo su tiempo a su familia.