Dante Borelli
Biografia elaborada por:
Mildred Feo y Carmen Marcano
Nace en Parma, Italia, el 19 de febrero de 1920. Realiza sus estudios de Medicina en su ciudad natal, obteniendo el grado de Doctor, con tesis laureada Summa cum Laude en 1944 y de especialista en Dermatosifilografía en 1946. Arriba a Venezuela en 1948 y es nombrado miembro correspondiente de la Sociedad Venezolana de Dermatología. Naturalizado venezolano en 1951, revalida su título de Médico Cirujano en Caracas e inmediatamente inicia su trabajo ad honorem en la cátedra de Clínica Dermatológica y Sifilografía, siendo becado por la Universidad Central de Venezuela para estudiar Micología Médica en la ciudad de Montevideo, Uruguay, durante un año. A su regreso entra como profesor a tiempo completo en las cátedras de Dermatología y Sifilografia y Microbiología de la Facultad de Medicina, Universidad Central de Venezuela (UCV) y desde 1961 profesor titular; jefe de la Sección de Micología Médica del Instituto de Medicina Tropical desde su fundación, cargo que ejerció por espacio de veinte años. Se jubila en 1981 y es nombrado asesor de las cátedras de Microbiología y Dermatología, de la Facultad de Medicina, UCV, actividad que desempeñó hasta su fallecimiento.
 
Estuvo casado con la Dra. María Luisa Coretti con quien tuvo dos hijos médicos, el primero de ellos lamentablemente fallecido. A su llegada a Venezuela cuenta ya con veinte trabajos realizados y publicados en Italia, y desde entonces hasta la fecha de su muerte había publicado al menos unos doscientos veinte trabajos en el campo de la Dermatología y Micología Médica; muchos de ellos originales, por lo que llegó a ser reconocido mundialmente. Fue profesor emeritus de la Sociedad Internacional de Micología Humana y Animal (ISHAM).
 
Entre los trabajos publicados se pueden resaltar el hallazgo y descripción de 10 nuevas especies de hongos patógenos para el hombre: Microsporum racemosum, Microsporum amazonicum, Trichophyton phaseoliforme, Pyrenochaeta romeroi, Pyrenochaeta mackinnoni, Chaetosphaeronema larense, Acrotheca aquaspersa, Cladosporium castellanii, Taeniolella boppii y Plenodomus avramii ; numerosos trabajos sobre ecología, biología y patogenicidad experimental de hongos productores de micosis profundas, entre ellos: "Lobomicosis experimental", "Modelos isotérmicos para la parasitología experimental: paracoccidioidosis en Echimys, Proechimys y Heteromys"; "On the importance of temperature in the pathogeny and the clinics of mycoses", "Concepto de reservárea: la reducidad reservárea de la paracocidioidomicosis"; "Reservárea de algunos agentes de micosis"; Significado del dimorfismo de ciertos hongos parásitos"; "Mis músculos como modelo para la paraccoccidioimicosis experimental"; "A method for producing chromomycosis in mice", "Transmission experimental de micosis profundas por predacción"; "Cromicosis experimental con Dematiaceae aisladas del ambiente"; "Coccidioides immitis: transmisión by necrophagia among mammals". Son de gran importancia dentro de la Micología sus aportes en la técnica del microcultivo, el examen directo para el diagnóstico de las micosis, el uso de la cinta adhesiva transparente y el desarrollo de fórmulas caseras para el cultivo e identificación de hongos patógenos. Son de gran relevancia también sus numerosos trabajos sobre diagnóstico y tratamiento de las micosis, tanto superficiales como profundas. En los últimos años se dedicó con gran entusiasmo y fervor al estudio de la ecología de Pityrospora y al tratamiento de la pitiriasis versicolor, llegando a reconocer la dualidad de sus agentes: Malassezia furfur y Malassezia ovalis y su descripción clínica y micológica. Es coautor de un texto de Micología Médica titulado "Traité de Micología Medicale" (en francés y alemán) junto con Dode Grigoriu y J. Delacretaz y un capítulo sobre enfermedades por hongos en "Trattato Italiani di Dermatologia", junto con Adriano Di Silvero de la Universidad de Pavía.
 
Esta amplia variedad de trabajos reflejan claramente, la gran capacidad y el espíritu de investigador del Dr. Dante Borelli, quien poseía una personalidad recia, definida, avasallante y al mismo tiempo generosa con todas aquellas personas que compartían sus ideales. Siendo su único interés la investigación, rechazó en numerosas ocasiones cargos administrativos, condecoraciones y menciones honoríficas. Dentro del escaso número de investigadores con que cuenta el país, Borelli ha formado una escuela de médicos micólogos que contaron con su ayuda desinteresada y que han sabido enaltecer la figura del maestro a lo largo y ancho del territorio nacional. Nosotras, sus más cercanas colaboradoras durante muchos años, hemos querido hacer este pequeño homenaje a este insigne hombre de ciencia quien fue y sigue siendo nuestro mentor, a pesar de su desaparición ocurrida el 12 de agosto de 1998.