Elsa La Corte Anselmi
Biografia elaborada por:
Oswaldo Carmona
Elsa La Corte Anselmi nació el 27 de junio de 1930 en el pueblo de Mendoza, estado Trujillo. Es hija de Mateo La Corte Ramírez, agricultor de la caña de azúcar, fallecido a los 67 años en 1951 y de Adí Anselmi Garbati, fallecida a los 87 años en 1993. La pareja La Corte-Anselmi tuvo 6 hijos: Edelmira, Oswaldo (fallecido), Elsa, Aída, Lyda y Eglée. Elsa fue bautizada en la Iglesia de San Antonio Abad, en su pueblo natal; allí comienza sus estudios y asiste a las clases de la maestra Amelia Sánchez de Peña, donde realiza su pre-escolar y primer grado. Luego acude a la escuela oficial del estado Trujillo "Rafael María Urrecheaga" en el pueblo de Monte Carmelo y realiza su segundo grado; allí vive con su abuela materna y tres tías. Los estudios desde el 3ro al 6to grados los realiza en el colegio "Madre Rafols", regentado por Hermanas de la Congregación de Santa Ana, en la ciudad de Valera. Fue una niña excepcionalmente estudiosa. Los primeros cuatro años de su educación secundaria los realizó en el Colegio Federal de Valera (actual liceo Rafael Rangel) y al terminar el 4to año recibe el premio al mejor promedio de calificaciones durante el bachillerato otorgado por el Club de Leones de Valera. El quinto año de bachillerato (llamado preuniversitario) lo realizó en el liceo Lisandro Alvarado de Barquisimeto. Comienza sus estudios de Odontología en la Universidad de Los Andes (ULA), en Mérida, donde vive en la "Casa de la Misericordia" de las Hermanas Franciscanas, pero interrumpe su carrera al terminar el 1er año para unirse en matrimonio con Domingo Garbati Poggioli, farmacéutico. Se traslada a los campos petroleros San Lorenzo y Mene Grande, del estado Zulia, donde permanece durante diez años. De esa unión nacieron sus dos hijos: Gustavo Jesús (Empresario) y Héctor José (Economista), ambos casados y con dos hijos cada uno. Tiene tres nietas: Adriana, Marisela y Airam y un nieto Héctor Aquiles.
 
En 1960 se traslada a Caracas y reinicia sus estudios universitarios en la Facultad de Odontología de la UCV; y se gradúa el 15 de agosto de 1963 en la promoción "Dr. Oscar Beaujon", recibiendo el título de Odontóloga de manos del rector Francisco de Venanzi. Se destacó como una brillante estudiante lo que la hizo acreedora al premio "Mejor Promedio de Calificaciones" durante la carrera. Desde octubre de 1963 practicó el ejercicio privado de la Odontología hasta el año 2002. En 1974, mediante concurso, le es otorgada una beca por el Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico (CDCH) de la UCV ofrecida para formar personal docente en materias básicas para la Facultad de Odontología de esta Universidad. Elsa La Corte Anselmi elige a la Microbiología como la materia que le permitiría cristalizar sus sueños y permanece formándose en esta disciplina en el período comprendido entre abril de 1964 y octubre de 1965. En este año gana el concurso que se abre en la Cátedra de Microbiología de la Facultad de Odontología de la UCV e inicia su exitosa carrera docente. Fue jefe encargada de la Cátedra de Microbiología en varias ocasiones (1974-75, 1981 y 1982-83), alcanzando la jefatura por concurso de oposición en 1984, cargo que ocupó hasta 1997. Fue jefe encargada del Departamento de Ciencias Básicas II de la Facultad de Odontología de la UCV durante el período 1984-1987 y jefe por concurso de este departamento desde 1987 hasta 1997.
 
Ha participado activamente en la enseñanza de la microbiología en diversos cursos de postgrado de la Facultad de Odontología de la UCV. Son muchas las generaciones de odontólogos que recibieron de Elsa La Corte Anselmi sus valiosas enseñanzas quienes la recuerdan con gran cariño y admiración. Su idea de crear en la Facultad de Odontología un servicio para la atención bucodental de pacientes con enfermedades infectocontagiosas, muy especialmente con VIH-SIDA, fue aprobado y se inaugura en septiembre de 1995. A la entrada de dicho servicio aparece una placa que reza así: "Elsa La Corte Anselmi, ejemplo de constancia, tenacidad, honestidad, estudio y trabajo, cuyo corazón y voluntad dieron origen a la idea que hecha tangible en esta obra pionera en el país, constituye un avance en el campo científico académico y encierra un alto contenido social". Desde el momento de la creación de este Servicio coordinó las funciones asistenciales, docentes y de investigación del mismo hasta el año 2000. En este mismo año la Facultad de Odontología de la UCV la designó presidenta de la Fundación para el Desarrollo de la Infectología Bucal (FUNDIB). Ha dedicado mucho tiempo a investigar la importancia de los anaerobios en la cavidad bucal y realizó el primer aislamiento de Streptococcus mutans en Venezuela a partir de placa dental humana, trabajo que se presentó en las IX Jornadas Venezolanas de Microbiología en 1977 y en el XXVII Congreso Odontológico Nacional en 1978. Realiza el primer aislamiento en Venezuela de Actinobacillus actinomycetemcomitans, hallazgo que dio a conocer en las XV Jornadas Venezolanas de Microbiología realizadas en 1985 en la ciudad de Maracaibo, en el II Reencuentro de los Egresados y II Jornadas Científicas de la Facultad de Odontología de la UCV realizadas en 1986 y en el X Congreso Latinoamericano de Microbiología y VII Congreso Peruano de Microbiología realizados en la ciudad de Trujillo (Perú) en 1987. Entre otras investigaciones, el trabajo titulado "Microbiota bucal y su relación con los implantes óseos integrados" fue presentado en el III Congreso Internacional y XIV Congreso Venezolano de Cirugía Buco-Maxilofacial, en Caracas (1989).
 
Por muchos años se dedicó a la investigación en pacientes con VIH/SIDA. En diferentes congresos nacionales e internacionales presentó el resultado de sus investigaciones sobre algunos aspectos epidemiológicos, enfermedades oportunistas, carga viral y su relación con linfocitos CD4, en pacientes atendidos en el citado Servicio de Enfermedades Infectocontagiosas de la Facultad de Odontología de la UCV, mereciendo premios y reconocimientos por la calidad científica de estos trabajos. Ha sido tutora de más de 20 proyectos de investigación científica y ha formado parte de más de 40 comisiones de trabajo, de más de 50 jurados evaluadores de ascensos universitarios y árbitro de numerosas publicaciones científicas de revistas de reconocido prestigio. Ha participado en innumerables ocasiones en actividades gremiales o administrativas de diversas índoles. Organizadora y coordinadora de más de 50 eventos científicos, ha dictado más de 20 cursos, y más de 120 conferencias y formado parte de más de 40 comisiones. Elsa La Corte Anselmi escribió sobre la vida y obra del Dr. José Gregorio Hernández, trabajo que presentó en Granada, España, en 1992 durante el XXX Congreso Internacional de Historia de la Medicina. Es autora del Recuento Histórico de la Sociedad Venezolana de Microbiología, obra de consulta obligatoria para los interesados o amantes de la Microbiología y de la Sociedad Venezolana de Microbiología (SVM).
 
Elsa La Corte Anselmi ha sido un pilar fundamental en la vida de la Sociedad Venezolana de Microbiología. Ingresa como miembro activo en 1966 y formó parte de varias juntas directivas, siendo vocal (1972-1974), vicepresidenta (1974-1975), secretaria de actas (1975-1979), tesorera (1983-1985), de nuevo vicepresidenta (1985-1989) y presidenta (1989-1996). El 11 de octubre de 1980 fundó el Grupo Venezolano de Microbiología Bucal por mandato del Grupo Latinoamericano de Microbiología Bucal en reunión celebrada en 1979 en Chile. Fue primer vicepresidente de la Asociación Latinoamericana de Microbiología (ALAM) en el período 1994-1996. Fue presidenta del XIII Congreso Latinoamericano y VI Congreso Venezolano de Microbiología "Dr. José Gregorio Hernández", realizado en Caracas del 5 al 9 de noviembre de 1996. Ha estado presente en todos los eventos y reuniones de la SVM y sus oportunas recomendaciones han contribuido al auge que actualmente tiene nuestra Sociedad. En reconocimiento a su abnegada labor en el desarrollo de la Microbiología nacional y de la SVM, Elsa La Corte Anselmi fue designada epónima del VII Congreso Venezolano de Microbiología que se celebró del 5 al 8 de noviembre de 2000 en la ciudad de Maracaibo.
 
Elsa La Corte Anselmi ha recibido muchos reconocimientos y condecoraciones por su infatigable y valiosa labor profesional, mereciendo destacarse las siguientes: Orden al Mérito en el Trabajo en su Primera Clase, otorgada en 1993 y entregada en ocasión del XL Aniversario de la SVM; placa otorgada en 1993 por la Facultad de Odontología de la UCV, en homenaje a su constancia como docente; diploma del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social y la ALAM, por haber contribuido al desarrollo de esta última institución; Distinción "60vo Aniversario del Instituto Pedro Kouri" entregada en La Habana, Cuba en 1997 por los vínculos de cooperación con ese Instituto; Cruz Nacional de Sanidad en Primera Clase, otorgada en 1997 por el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social de Venezuela; condecoración "Luisa Cáceres de Arismendi" otorgada en 1997 por la Gobernación del estado Aragua durante la XXIV Jornadas Venezolanas de Microbiología; medalla y botón de Reconocimiento otorgados en el estado Trujillo en 1998 por el Núcleo Universitario "Rafael Rangel" de la ULA, en ocasión de los actos celebrados durante el LX Aniversario del Instituto Nacional de Higiene "Rafael Rangel"(INH "RR"). Placa otorgada el 18-10-98 por el Consejo Directivo del INH "RR", en reconocimiento a los actos organizados en homenaje a este ilustre venezolano en el estado Trujillo. Designada presidenta honoraria de la SVM el día 6 de noviembre de 1998 durante las XXV Jornadas Venezolanas de Microbiología "Dr. Gustavo Prieto", celebradas en Puerto La Cruz; diploma como "Representante de los profesores de la UCV" en el Día Internacional de la Mujer (08-03-99) otorgado por la Dirección de Cultura de la UCV; botón como miembro fundador de la Sociedad Venezolana de Infectología entregado en octubre de 2000 durante el IV Congreso Venezolano de Infectología realizado en Barquisimeto; Distinción "Dr. Siegbert Holz" otorgada en Caracas el 31-10-2000 por el INH "RR" con motivo del LXII Aniversario de su fundación; imposición de botón en ocasión del I Congreso Venezolano para el SIDA e ITS y V Encuentro Colombo-Venezolano, organizado por el Ministerio de Salud y Desarrollo Social en noviembre de 2000; condecoración "Orden Doctor Raúl García Arocha" en su única clase (banda y diploma) impuesta por el presidente del Colegio de Odontólogos de Venezuela durante el acto inaugural del VII Congreso Venezolano de Microbiología "Elsa La Corte Anselmi" realizado en Maracaibo en noviembre de 2000. En este último evento también recibió 3 placas de reconocimiento: una de la SVM, otra del Capítulo Zuliano de esta Sociedad y otra de la Facultad de Odontología de La Universidad del Zulia (LUZ) así como también un diploma de Reconocimiento otorgado por la Sociedad Científica de Estudiantes de Medicina de la UCV (SOCIEM UCV); La Agenda Informativa del Semanario de la Dirección de Información y Relaciones de la UCV, año 3, Nº 95, abril de 1999, publica en su sección "Gente de la UCV" un reportaje titulado: "Elsa La Corte Anselmi, constancia y dedicación al servicio del país". Allí se resalta el cariño y la admiración de la población universitaria ucevista hacia nuestra biografiada; condecoración "Orden Foción Febres Cordero" en su Única Clase otorgado por el Colegio de Odontólogos Metropolitano, III Congreso Odontológico Metropolitano y III Congreso del Caribe, en Caracas (mayo 2001). Elsa La Corte Anselmi también es miembro de varias instituciones y sociedades científicas tales como: Colegio de Odontólogos Metropolitano, Sociedad Venezolana de Infectología,  Asociación de Profesores de la UCV, entre otras.
 
Es amante de la buena música y demás expresiones de la cultura, fanática de conciertos, exposiciones y obras de teatro en el tiempo que le permiten sus ocupaciones. Su pasión musical la heredó de su abuelo materno, Antonio Anselmi Berti (Don Tonino), y siente profunda admiración por su primo, el maestro José Antonio Abreu Anselmi. Es católica por formación y convicción y su fe la demuestra en todos los aspectos de su vida: como madre, como abuela, como compañera de trabajo y como amiga mujer de carácter firme pero impregnada de una gran dulzura que se reflejan su hermosa estampa. Amiga entrañable del autor de estas líneas; hemos compartido momentos maravillosos y otras veces dolorosos y nos sentimos como verdaderos hermanos que comparten a diario sus vivencias. Los microbiólogos del país y de toda América Latina tenemos una deuda eterna con esta gran mujer, amante de la verdad y dotada de excepcionales cualidades humanas y espirituales. Actualmente esta retirada de las actividades científicas y académicas. Elsa... gracias por existir.