Lucila Arcay
Biografia elaborada por:
Luis Quiroga Torrealba
Lucila Arcay nació en Caracas el 5 de octubre de 1928. Hija única de Diego Arcay Crespo y María Aída Bruzual. Sus primeros dos años de educación primaria los hizo con la profesora Emilia Mayolano y del segundo al sexto grado en el Colegio Santa Rosa de Lima. Los estudios de formación científica y docente de la doctora Lucila Arcay fueron realizados en tres importantes institutos profesionales: en el Instituto Pedagógico Nacional como profesora de Biología y Química, en la Universidad Central de Venezuela como licenciada en Biología, inicialmente, y luego como doctora en Ciencias Biológicas, y en London School of Hygiene and Tropical Medicine (LSH&TM) como Magister in Sciences.
 
Su ingreso en el Instituto Pedagógico ocurrió a los catorce años de edad, después de haber obtenido su título de bachiller en el Liceo Fermín Toro (1942). Es precisamente en este liceo donde comienza a manifestarse y desarrollarse, mientras ejercía como profesora en los cursos preuniversitarios, su decidida vocación por la Parasitología; mediante la cual, con la inicial y provechosa participación de sus alumnos de entonces, habría de afianzarse posteriormente su exitosa y brillante formación científica. A partir de esta ocasión inicia su amplia carrera profesional en la actividad docente. En sus comienzos ejerce como profesora de aula, especialmente en el Liceo Fermín Toro y también en otros liceos oficiales caraqueños, así como en algunos institutos privados.
 
Pero es después de alcanzar su grado como licenciada en Ciencias Biológicas (1958) cuando inicia su actividad de investigadora con una primera publicación referida a un conjunto de observaciones sobre amibiasis intestinales, que han de permitirle describir una nueva especie de entamoeba, que había previsto para su grado de licenciada. Obtenida su licenciatura viaja el año siguiente a Londres para seguir estudios de posgrado en la London School of Hygiene & Tropical Medicine; donde se le concede certificado y diploma en Parasitología Aplicada y Entomología. Lo que le permitirá alcanzar su grado de Magister in Sciences (1962), estando entonces bajo la dirección de dos grandes maestros: el Dr. P. C. C. Garnham y el Dr. Cecil A. Hoare. Atendiendo a su natural inquietud profesional, continuó cumpliendo sus estudios en Parasitología a través de cursos de especialización, tanto en Caracas como en Buenos Aires, Chile y Quito. En Madrid permaneció durante su año sabático en el Instituto Cajal y en los Laboratorios Andrómaco (Torrejón de Ardoz); en donde realizó especialmente en éste, importantes trabajos de investigación. Allí aplicó por primera vez un nuevo fármaco liberador de interferón gamma, en varias parasitosis; investigación que sería luego divulgada en congresos científicos y en manuscritos que fueron publicados.
 
Todo su escalafón universitario se ha cumplido en la Universidad Central de Venezuela, dentro de las correspondientes categorías docentes, desde profesora agregada hasta profesora titular (1976). Allí se inició como bióloga investigadora en el Instituto de Medicina Tropical. Pasa luego a ejercer como profesora a dedicación exclusiva en la Escuela de Biología y especialmente en el Instituto de Zoología Tropical (Facultad de Ciencias). Se dedica entonces a una fecunda y provechosa carrera profesional que va desde profesora fundadora y coordinadora de la Cátedra de Helmintología (en la que permanece durante 17 años) hasta desempeñarse como coordinadora de la Cátedra de Protozoología Parasitaria. Es en esta cátedra donde se manifestó su gran capacidad como investigadora y su entrañable dedicación en la formación de aprovechados jóvenes universitarios con quienes compartió consecuentemente su inquietud y sensibilidad científica. Ejerció también en otras cátedras como las de Parasitología General, Biología de Invertebrados y Zoología General. Desde 1986 se desempeñó en la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela como profesora de los posgrados de Zoología (especialidad de Parasitología) y de Ecología. Fue asimismo profesora de los postgrados de las Facultades de Medicina, Ciencias Veterinarias y Ciencias Biológicas de la Universidad del Zulia. En estas universidades llevó a cabo numerosos proyectos de investigación relacionados con la Parasitología, que han dado lugar a valiosas publicaciones. Dentro de sus actividades de investigadora la doctora Arcay conformó en un grupo de trabajo, con la participación de dos destacadas ex-alumnas: las doctoras Elizabeth Bruzual y Elsa Báez Abreu de Borges, con quienes se dedicó a obtener un conjunto de útiles experiencias en relación con los protozoos enteropatógenos emergentes (desconocidos hasta ese momento en Venezuela), y en los que se llegó a establecer su particular vinculación con la enfermedad del SIDA. Ese grupo de trabajo participó también en actividades de divulgación, a través de cursos patrocinados por congresos científicos, así  como mediante participación en actividades de salud pública.
 
Cabe destacar, además, dentro del ejercicio profesional de la doctora Arcay su actividad como tutora de tesis tanto de licenciados, de maestrías y doctorados, como también de profesores instructores para sus correspondientes ascensos profesionales. Durante su larga carrera profesional se han dado a conocer unas sesenta publicaciones, aparecidas en revistas científicas especializadas en Parasitología y Medicina Tropical, ya nacionales o internacionales. La mayor parte de ellas como resultado de su asidua participación en diferentes congresos dentro y fuera del país. En cuanto a su participación en actividades interdisciplinarias y de extensión, fue consecuente su cooperación a través de conferencias, de talleres o cursos intensivos en universidades, hospitales, clínicas y en dependencias del Ministerio de Salud y Desarrollo Social.
 
De otra parte, su prestigio profesional la ha llevado a pertenecer a la Federación Latinoamericana de Parasitólogos (FLAP), en la que ingresó como miembro activo desde 1964, año en que fue fundada esa Federación, reuniéndose cada dos años en un país latinoamericano, habiendo tenido el honor de ser Presidente de FLAP en su XXV Aniversario (1989), cuyo Congreso se llevó a cabo en Caracas, siendo presidente al mismo tiempo del I Congreso Venezolano de Parasitología "Dr. Arnoldo Gabaldón". Asimismo perteneció a otras asociaciones, colegios y sociedades científicas, tanto de Venezuela como del exterior. Es de destacar, además, su participación en tres conferencias en nuestra ilustre Academia de Medicina, durante el ciclo de Actualizaciones en Medicina Tropical (1992-1993), patrocinado por la mencionada academia.
 
En el aspecto humano, pero también sustancialmente profesional, es de destacar la singular y generosa disposición de la profesora Arcay en sus relaciones y vinculaciones con sus alumnos y discípulos: siempre dispuesta a guiarlos, a colaborar, a compartir con ellos sus inquietudes de docente en la diaria actividad del aula o del laboratorio, y muy particularmente en el complejo y difícil proceso de la investigación científica, tan sabia y condescendientemente dirigido por ella; contribuyendo de esta manera a que alcancen ellos, con todo éxito, el logro de sus aspiraciones. Es de hacer notar además que no le ha faltado la muy oportuna y discreta disposición de saber orientar a sus alumnos, tanto de educación media como de la universitaria, en todo propósito de inducirlos hacia la conformación de una bien arraigada conciencia cívica que les permita actuar responsablemente como dignos y ejemplares ciudadanos. Esta espontánea y generosa vinculación con sus alumnos trascendió tanto en lo profesional y personal, que llego a proyectarse luego en sincera y permanente identificación de docente y discípulos, hasta manifestarse finalmente a través de sinceros sentimientos y vínculos de amistad.
 
Se ha de señalar, por último, que en su intensa y provechosa carrera profesional la doctora Arcay se hizo dignamente acreedora de honrosas condecoraciones y merecidos honores. Se le otorgaron, entre otras, las siguientes distinciones: Epónima de Bachilleres del Liceo "Fermín Toro"; Medalla "27 de Junio", del Ministerio de Educación Nacional; Orden "José María Vargas" (Primera Clase) de la Universidad Central de Venezuela; Placa Conmemorativa del Instituto de Zoología Tropical (UCV); y así mismo reconocimientos del Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico, del CONICIT; del Programa de Estímulo al Investigador (PEI); del Programa de Promoción al Investigador (PPI); de la Comisión Nacional para el Beneficio Académico (CONABA); de la Comisión Nacional de Estudios Superiores (CONADES); y así mismo Medalla XXV Aniversario de la Federación Latinoamericana de Parasitólogos (FLAP) y Medalla Gaspar Vianna, de Brasil. Se trata, en fin, de una muy fructífera y valiosa labor llevada a cabo por la doctora Arcay a lo largo de toda su actividad docente y de investigación; singular labor que en el pasado no dejó de hallarse estimulada por el afectuoso apoyo y aliento de sus cercanos antepasados, y que también es hoy correspondida, por la amorosa presencia de sus hijos y sus nietos. La Dra. Arcay falleció el 27 de agosto de 2015.