Nina Polanco
Biografia elaborada por:
Oswaldo Carmona

Nina María Polanco Daza, nació en San Fernando de Apure, capital del estado Apure el 5 de septiembre de 1952. Sus padres fueron Bernardo Polanco y Elena Daza de Polanco, ambos nacidos en el llano en donde transcurrieron los primeros años de Nina. Realizó sus primeros estudios en Calabozo, estado Guárico, en el Grupo Escolar Estados Unidos de América, donde en reconocimiento de su excelente rendimiento fue distinguida con una beca para que cursara estudios de normalista (maestra), más no aceptó por que sus deseos iban más allá del ofrecimiento. Concursó por una carrera técnica en la ciudad de Maracay y ganó una beca que le permitió iniciar y concluir esa carrera, profesión que nunca ejerció puesto que muy joven se casa con Ugo Corsetti, cantante lírico de reconocida trayectoria nacional e internacional. La inquietud de hacer algo por el ser humano la acompañó siempre, por lo que decide continuar sus estudios y se gradúa de Bachiller en el Liceo Gustavo Herrera en Caracas. Tiene dos hijos: Edgardo Corsetti y Silvia Corsetti. Inicia estudios superiores en la Escuela de Biología en la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela (UCV), donde se gradúa como Biólogo en 1978. Durante esta formación tuvo influencias notorias de algunos de sus profesores, entre otros pueden mencionarse a Lucila Arcay de Peraza, Eduardo Merino, Gilberto Payares e Italo Césari; con esta influencia se inclina al estudio de los procesos inmunes de las enfermedades parasitarias; no obstante el ofrecimiento de Lucila Arcay para que trabaje con ella, Nina decide iniciar sus estudios de 4º nivel en el Instituto de Investigaciones Científicas (IVIC) en el área de Inmunología, donde trabajó con José Antonio O’Daly Carbonell sobre aspectos relacionados con el Mal de Chagas. Se gradúa en diciembre de 1981, posteriormente trabaja con Benito Galindo sobre algunos aspectos responsables de la formación del granuloma que induce en el pulmón la infección por Mycobacterium tuberculosis . A pesar de la importancia del tópico, había en Nina una búsqueda interna a la que quería darle libertad por lo que decide cambiarse a la UCV, en donde por concurso de oposición entra a la Cátedra de Microbiología de la Escuela de Bioanálisis en 1982. Con un arco iris de esperanza en su mente se dedica esta vez a estudiar, enseñar e investigar las bacterias como agentes etiológicos de enfermedades infecciosas que afectan tanto al mundo como a nuestro país. La esperanza fue su norte y la fuerza fue su fe al tratar de materializar sus ideales en cuanto a estos agentes que cuando se manifiestan ya han hecho mucho daño, a veces irreversibles. Fue muy significativo para mi persona conocer y contar con Nina Polanco a quien orienté en sus primeros pasos sobre las infecciones hospitalarias ocasionadas por estos microorganismos. Aunado a esto, su experiencia como docente en Bacteriología y su formación de investigador científico la estimulan a solucionar algunas interrogantes que redundarían en el bienestar del ser humano; en este sentido ha orientado sus esfuerzos en los mecanismos patógenos de algunas bacterias así como en la identificación de nuevos enteropatógenos dada la problemática que vive nuestro país en relación con la gran morbilidad y mortalidad producida por infecciones gastrointestinales, principalmente en nuestra población infantil. Al lado de un equipo de colaboradores como Ana Rosa García y Ernesto Candela entre otros, demuestra que Bacteroides fragilis tiene un papel enterotoxigénico y con la colaboración de María Isabel Ramos, Margarita Rodríguez y José Antonio O’Daly C., caracteriza bioquímicamente la enterotoxina. Con otro equipo constituido por Rita Giuffrida, Fabiola González, Emilia Negrón y Rosabel González evidencia mediante animales de experimentación, actividad enterotoxigénica en Pseudomonas aeruginosa aislada de niños con diarrea. Además de estos objetivos relacionados con la búsqueda de nuevos enteropatógenos, está realizando estudios sobre la aplicación de la Resonancia magnética en la identificación de las bacterias más comunes como agentes infecciosos en humanos. Esta idea pionera ha contado con la colaboración del profesor Miguel Martín Landrove, coordinador del Centro de Resonancia Magnética de la Facultad de Ciencias (UCV). En la actualidad es editora de un libro titulado Avances en diarrea de origen infeccioso en el Hombre , cuyos coautores son Eva Pérez de Suárez, Carmen Guzmán de Rondón, Irene Pérez Schael, Juan Ernesto Ludert, Rosabel González, Belén Salinas y Edith Guédes de Guillén. Entre sus propósitos ya iniciados están: - La creación del posgrado en Bacteriología en la Cátedra de Microbiología integrado a otros ya existentes en el país; para ello cuenta con la colaboración de profesionales de diversas instituciones entre otros, Margarita Rodríguez, (USB), Ever Morales (LUZ), Raquel Pedroza (UCV) y Magdalena Pulido (UCV). - La creación del Laboratorio de Patogenicidad Bacteriana es otro propósito que tiene Nina para la Cátedra de Microbiología de la Escuela de Bioanálisis. Nina siempre ha buscado la verdad que trae consigo la paz y la sabiduría y ha cultivado su espíritu gracias a lo cual ha realizado sus sueños dedicando a Dios sus silencios. Nina Polanco, mujer a la que admiro profundamente por su inteligencia, honestidad, capacidad de trabajo y elevación espiritual. Suscribo totalmente la opinión de dos académicos que la conocen muy bien y que dicen de ella lo siguiente: "Para nosotros, académicos de las Ciencias Básicas en la Escuela de Bioanálisis, los juicios y opinión que nos merece la Profesora Nina Polanco son responsablemente asistidas bajo la experiencia diaria y las proyecciones estudiantiles que en buena pro glorifican sus clases magistrales. Estudiantes que por encima de aprobar o no agradecen la dicción y responsabilidad científica de la materia al caso. Por otra parte, todos aquellos colegas afines a la disertación filosófica, al cruzar palabra con la profesora nos encontramos con su acertada pupila científica con una aguda e importante crítica en torno a los temas planteados sobre la esencia del ser y los misterios del Universo. Mujer polifacética, práctica, metódica y siempre con un horizonte de retos, dando luz de eficiencia en nuestro entorno espiritual, académico y profesional. Por personas como ella nuestros caminos son iluminados. (Los profesores Luciano Vargas y Mario Florez). Entre sus propósitos ya iniciados están: - La creación del posgrado en Bacteriología en la Cátedra de Microbiología integrado a otros ya existentes en el país; para ello cuenta con la colaboración de profesionales de diversas instituciones entre otros, Margarita Rodríguez, (USB), Ever Morales (LUZ), Raquel Pedroza (UCV) y Magdalena Pulido (UCV). - La creación del Laboratorio de Patogenicidad Bacteriana es otro propósito que tiene Nina para la Cátedra de Microbiología de la Escuela de Bioanálisis. Nina siempre ha buscado la verdad que trae consigo la paz y la sabiduría y ha cultivado su espíritu gracias a lo cual ha realizado sus sueños dedicando a Dios sus silencios. Nina Polanco, mujer a la que admiro profundamente por su inteligencia, honestidad, capacidad de trabajo y elevación espiritual. Suscribo totalmente la opinión de dos académicos que la conocen muy bien y que dicen de ella lo siguiente: "Para nosotros, académicos de las Ciencias Básicas en la Escuela de Bioanálisis, los juicios y opinión que nos merece la Profesora Nina Polanco son responsablemente asistidas bajo la experiencia diaria y las proyecciones estudiantiles que en buena pro glorifican sus clases magistrales. Estudiantes que por encima de aprobar o no agradecen la dicción y responsabilidad científica de la materia al caso. Por otra parte, todos aquellos colegas afines a la disertación filosófica, al cruzar palabra con la profesora nos encontramos con su acertada pupila científica con una aguda e importante crítica en torno a los temas planteados sobre la esencia del ser y los misterios del Universo. Mujer polifacética, práctica, metódica y siempre con un horizonte de retos, dando luz de eficiencia en nuestro entorno espiritual, académico y profesional. Por personas como ella nuestros caminos son iluminados. (Los profesores Luciano Vargas y Mario Florez).