Manuel Cortesía
Biografia elaborada por:
Manuel Guzmán y Oswaldo Carmona
Manuel José Cortesía Camacho nació en Caracas el 1 de noviembre de 1955. Es hijo de José Rafael Cortesía, eminente profesor de Física y Matemáticas y de Carmen Antonia Camacho, maestra de educación primaria. Su padre fue un hombre de sólidos principios éticos que fueron transmitidos a Manuel durante su formación, y su madre, dulce y admirable mujer, quien supo inculcarle el amor por lo transcendente. Manuel estudió primaria (1962-68) y bachillerato (1968¬-73) en el Colegio Instituto Escuela, dirigido por el famoso Profesor Anselmo Alvarado Dorato. Ingresó en la Escuela de Medicina José María Vargas de la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y obtiene el título de Médico Cirujano en 1981. Durante su carrera fue preparador de la Cátedra de Fisiología (1978-1981). Conocimos a Manuel cuando realizaba su posgrado de Medicina Interna en el Hospital Vargas de Caracas. Durante el período de formación como internista fue Jefe de Residentes del Servicio de Medicina II (1985) Secretario de la Junta Directiva de la Sociedad de Médicos Residentes (1984-1985), Jefe de la Unidad de Emergencia (1985) y Representante de los Médicos Residentes en la Comisión Técnica del Hospital (1984-1985). Este último cargo lo desempeñó al lado de uno de nosotros (MG) quien es testigo de su capacidad profesional y de su vehemente apego a la verdad. Manuel Cortesía se dirige a Baltimore, Maryland (EEUU) y allí realizó un fellowship en Enfermedades Infecciosas en el Hospital de la Universidad de Maryland. Allí, al lado de Elías Caplan, Frank Calia y Harold Stanford, llegó a convertirse en Infectólogo. Desde su regreso ha desempeñado su labor en el Hospital Vargas y en el Hospital de Clínicas Caracas, donde realiza una práctica muy exitosa. Manuel Cortesía ha realizado numerosos trabajos de investigación relacionados con el tema de las diarreas, la caracterización de ureasa de Helicobacter (Campylobacter) pylori, eficacia de antibióticos, vacunas contra Plasmodium falciparum, entre otros temas. Es miembro de numerosas sociedades científicas como: Sociedad Venezolana de Medicina Interna, Sociedad Venezolana de Infectología, Sociedad Venezolana de Microbiología, Asociación Panamericana de Infectología, Sociedad Americana de Microbiología y Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas, entre otras. Manuel Cortesía ha dictado numerosas conferencias en eventos científicos organizados dentro y fuera de Venezuela. Su participación en el Hospital Vargas ha sido clave en el destino de muchos jóvenes infectólogos. 
Sabe identificar carencias y dificultades y tiene el don de saber estimular, a veces con firmeza, para lograr los cambios necesarios en el proceso de moldear las cualidades del nuevo profesional. Varios programas del Hospital Vargas no funcionarían si su aporte. El programa de control de uso de antibióticos, así como las pautas de utilización, han tenido en Manuel su principal promotor. Esta labor, donde la ayuda de los profesionales de Farmacia encabezados por la Dra. Irene Camba de Hernández es fundamental, constituye motivo de orgullo para el Vargas. Igualmente, dirige el Programa de Control de Infecciones Intrahospitalarias, en la mejor tradición de predecesores como José J. Gutiérrez Alfaro y uno de nosotros (OC) entre otros. Además de excelente Infectólogo, Manuel es uno de los más virtuosos intérpretes del cuatro que hemos conocido, cualidad que ha heredado, y con creces, su hijo Manuel Alberto. Manuel fue alumno aventajado de Freddy Reyna, a quien por primera vez oyó en un disco que le regaló su mamá. Ella siempre lo estimuló a que cultivara su amor por la música, y lo encaminó a clases de teoría y solfeo, historia de la música y cursos sobre la música venezolana. Manuel tiene tres hijos: Manuel Alberto, Daniela Beatriz y Alexandra Vanesa. Está casado en segundas nupcias con María de la Caridad Peña quien se desempeña como Bacterióloga activa en el Laboratorio de Microbiología del Hospital de Clínicas Caracas. Antes de obtener el título de Licenciada en Bioanálisis, estudió Educación en Biología en la Universidad Católica Andrés Bello. Tanto ella como Manuel, anualmente asisten a 2 ó 3 congresos internacionales de Microbiología y Enfermedades Infecciosas. Manuel ha dejado huella en la Infectología Venezolana y está llamado a seguir sembrando. Ha sido un privilegio tenerlo cerca todos estos años y le pedimos a Dios que lo bendiga y lo ilumine para poder contar con sus cualidades profesionales y humanas.