Ramón Eliel Andrade
Biografia elaborada por:
Oswaldo Carmona

Ramón Eliel Andrade Pineda nace el 31 de agosto de 1953 en Pregonero, estado Táchira. Es hijo de Ramón Andrade Mora y Edita Pineda de Andrade, ambos comerciantes; es el primero de cinco hijos y sus hermanos son: Alberto (Ingeniero Industrial), Magali (Ingeniero Civil), Marlene (Ingeniero Forestal) y Alba (Licenciada en Literatura). Su infancia transcurrió en su pueblo natal, donde estudió primaria en la escuela parroquial Monseñor San Miguel y el ciclo básico común en el Liceo Francisco de Borja y Mora. A la edad de 15 años abandona su terruño para continuar su bachillerato en ciencias en el Liceo Félix Román Duque en Tovar, estado Mérida. Confiesa su admiración por su profesora de psicología Haydée Villamisar. Desde pequeño sintió el deseo de ayudar a sus semejantes, por lo que al no poder estudiar para sacerdote y por su pasión por la biología lo llevó a inscribirse a la edad de 17 años en la Universidad de Los Andes en Mérida, donde egresa a los 23 años como Médico Cirujano. A Andrade también le atraía la educación desde muy temprana edad, y es por eso que previo a su ingreso a la universidad trabaja como maestro interino en diferentes escuelas diurnas y en la escuela nocturna para adultos de su Pregonero natal. Realizó su internado rotatorio de pregrado en el Hospital Central de San Cristóbal, estado Táchira, con pasantías rurales en las poblaciones de Abejales y El Piñal. Se gradúa el 15 de abril de 1977 y a los dos días comienza a ejercer el internado rotatorio de postgrado durante tres meses en el servicio de pediatría del ya mencionado hospital. Posteriormente se traslada durante 21 meses a la medicatura rural de El Cobre y al Centro de Salud San Antonio de la Grita. En esta ciudad ejerce como médico ad honorem en su hospital geriátrico (1977-1978). Ejerce la residencia por concurso en la unidad de cuidados intensivos en el Hospital Central de San Cristóbal en 1979. Entre 1980 y 1982, realiza la residencia de Medicina Interna y entre 1983 y 1984 la residencia de Infectología para adultos, ambas obtenidas por concurso en el Hospital Universitario de Caracas. Ve al término de estas residencias la necesidad de fortalecer sus conocimientos en enfermedades infecciosas a nivel de laboratorio, por lo que opta mediante concurso a la residencia de Microbiología Médica en el Instituto de Biomedicina en Caracas durante el lapso 1985-1986. Posteriormente, es reconocido como médico especialista por el Colegio de Médicos del Distrito Federal en dichas disciplinas. Es llamado para coordinar el Servicio de Medicina Interna en el Hospital Militar de San Cristóbal, pero se decide a ejercer la otra pasión de su vida: la docencia. Por este motivo, se radica en Caracas, donde ingresa como instructor contratado en la Cátedra de Microbiología de la Escuela José María Vargas de la Universidad Central de Venezuela desde noviembre de 1987. Paralelamente, desde enero de 1988, ingresa como médico microbiólogo en el Hospital Universitario de Caracas y como médico internista en el Instituto de Previsión y Asistencia Social para el personal del Ministerio de Educación (IPASME). Ambos cargos fueron ganados por concurso, los cuales ejerce actualmente. En 1996, su hijo, Mario Elier Andrade Berostegui, nacido de la unión con María Bernabé Berostegui Pérez, toma la decisión de ausentarse de este mundo, éste y otros infortunios, no le han permitido amilanarse y por el contrario, ha demostrado una fructífera profesión en las tres áreas que ejerce: laboratorio, clínica y docencia. Ha demostrado experiencia en estos tres aspectos, ha colaborado con la docencia en asignatura de Medicina Tropical en la Escuela de Medicina José María Vargas desde el año 1987. Actualmente es Miembro Asociado de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna y titular de las sociedades venezolanas de Infectología y Microbiología. Ha asistido a numerosos eventos científicos en los cuales ha participado como autor o coautor de 70 trabajos libres, algunos de ellos presentados en el extranjero (Paraguay, Colombia, México, Guatemala, Singapur y España). Ha publicado varias decenas de artículos científicos en diferentes revistas médicas venezolanas; ha participado como conferencista en muchos eventos científicos en las áreas de Microbiología e Infectología, donde ha coordinado numerosos eventos. Ha participado como jurado de trabajos científicos en diversas oportunidades. Ha formado parte de la Junta Directiva de la Sociedad Venezolana de Infectología, como tesorero, entre 1990 y 1991. Ha sido miembro de la comisión científica de dicha sociedad entre 1991 y 1993. Ejerció las funciones de tesorero en la Sociedad Venezolana de Microbiología entre 1992 y 1996 y secretario de actas de dicha sociedad entre 1991 y 1993. Fue coordinador de la comisión electoral de la Sociedad Venezolana de Microbiología en 1996. Es integrante de la Junta Directiva del Capítulo Metropolitano de la Sociedad Venezolana de Microbiología entre 1999 y 2000. Ha formado parte del comité editor de la revista Antibióticos e Infección y de la Revista de la Sociedad Venezolana de Microbiología. En su trabajo como microbiólogo en el Hospital Universitario de Caracas, ha coordinado el programa de Resistencia Bacteriana a los Antibióticos en Venezuela desde el año 1988 y colabora en esta institución en pre y posgrados médicos. Coordinó las juntas médicas de Alzada en el IPASME en el lapso 1989-1999 para los casos de indemnización por enfermedad, en esta misma institución, coordina actualmente, desde el año de 1996, las juntas médicas de todas las especialidades en su función como médico evaluador de las mismas. Actualmente, desde noviembre de 2001, ejerce la jefatura de la Cátedra de Microbiología de la Escuela de Medicina José María Vargas de la Universidad Central de Venezuela en la categoría de Profesor Agregado. Ramón Eliel Andrade siente agrado por la música y la literatura venezolana, se deleita además con sus folklores y manifiesta sentir admiración por Ubalda de Márquez (fallecida) y Isabel Teresa Carrero Mejías, quienes fueron maestras suyas en primaria. Asimismo, admira a Miriam Becerra, profesora de Embriología, Luis Hernández, profesor de Fisiología y Walter Bishop, profesor de Fisiopatología en su pregrado de la ULA. Manifiesta su admiración y respeto por Pedro Armas Nurse (médico internista del Hospital Universitario de Caracas) y por mi persona, según sus propias palabras a quienes siempre trata de emular por sus dones de gente y maestros en todos los ámbitos. Al preguntarle a Ramón Andrade Eliel qué quisiera cambiar de su vida, responde que nada y como todo cristiano, acepta lo que la vida le ha dado, y expresa que sólo quiere dejar al mundo mejor que como lo conoció, perdonando todo y a todos. El autor de estas notas biográficas es testigo del elevado nivel de conciencia y de la iluminación que demuestra Ramón Eliel Andrade. Doy Gracias a Dios por tenerlo cerca y contar con su amistad.