Antonio José León
Biografia elaborada por:
Dilia Infante, Julieta Cudisevich de Siger y Roel Sánchez
El 10 de octubre de 1935 nace en Maracay Antonio José León Arenas, hijo de don Antonio León y de Carmen Rosa Arenas de León. Desde muy pequeño, su tía Blanca lo comienza a llamar “El Negus”, apodo que se transformó en “El Negro”, como cariñosamente lo llaman todos sus familiares y amigos. Es el quinto de ocho hermanos: José Antonio, Alicia, Vilma, Lila, Freddy, Carmen Blanca y Edgar. Creció en un hogar lleno de afectos y de sólidos valores morales y espirituales, los cuales han constituido las bases de su vida profesional y personal.
 
Antonio José realiza sus estudios de primaria en el Colegio San Pedro Alejandrino y bachillerato lo cursa en el Liceo Agustín Codazzi de Maracay, donde obtiene el título de Bachiller en Biología y Química en 1957. Ese mismo año se traslada a Caracas e ingresa a la Escuela de Bioanálisis de la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela (UCV) obteniendo el título de Bioanalista en 1960.
Realizó estudios de posgrado en la Universidad de Carabobo, obteniendo los títulos de Especialista y Magister en Malariología y Saneamiento Ambiental, en 1988 y 1991 respectivamente. En el año 2009 realizó una maestría en Gerencia Educativa en la ciudad de Buenos Aires, República Argentina.
Contrae nupcias con la profesora Luisa Teresa Lanz en 1960, de cuya unión nacen tres hijas, Luisa, Laura y Liliana, quienes han tenido en su padre el compañero de juegos, su confidente, el amigo incondicional, lo cual se repite en la actualidad con sus cuatro nietos, nietas y dos bisnietos.
Una vez egresado comienza sus actividades profesionales en la sección de Producción Inmunobiológicos del Instituto de Investigaciones Veterinarias (IIV) desde 1960 hasta 1964, cuando pasa al Laboratorio de Patología Aviar de la misma institución, donde permanece hasta el momento de su jubilación, la cual ocurre en 1997.
 
Antonio José, durante sus largos años de ejercicio profesional, formó parte de diversas comisiones de trabajo. Fue miembro del Consejo Técnico del IIV durante los períodos 1973-1974 y 1983-1986.
Participó activamente en numerosos eventos científicos nacionales e internacionales, presentando en varios de ellos resultados de sus actividades de investigación.
Ha publicado diversos trabajos en revistas científicas nacionales, siendo sus líneas fundamentales aquellas relacionadas con la patología aviar.
 
Antonio José ha ejercido también funciones docentes. Ha sido, numerosas veces, profesor invitado a nivel de pregrado por el Departamento de Microbiología de la Facultad de Ciencias de la Salud (FCS) de la Universidad de Carabobo sede Aragua (UCSA) y a nivel de posgrado en las maestrías de “Medicina Veterinaria” y “Patología Aviar” de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UCV y en la de “Producción y Medicina Avícola” de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad del Zulia (LUZ). Ejerció como profesor contratado por materias en el instituto de Altos Estudios para la Salud Pública “Doctor Arnoldo Gabaldón” y como docente contratado durante 5 años en la Dirección de Control de Vectores, Reservorios y Fauna Nociva de la Dirección General de Salud Ambiental del Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS). Fue además profesor contratado de pregrado a tiempo convencional del Departamento de Microbiología de la Escuela de Bioanálisis de la FCS-UCSA durante más de 10 años.Ha sido conferencista invitado sobre Enfermedades Metaxénicas, por las Regiones Sanitarias de los Estados Apure, Aragua, Carabobo, Monagas y Portuguesa.
 
Es Miembro Titular de la Sociedad Venezolana de Microbiología, Capítulo Aragua: ha ocupado diversos cargos en la directiva Capitular y ejerció la presidencia de la Junta Directiva del Capítulo en el periodo 1979-1983, y la vicepresidencia en 1984-1986. Formó parte de la Junta Directiva Nacional, ocupando el cargo de Vocal en 1985-1987 y el de Vicepresidente durante 1989-1993. Ha tenido una valiosa participación en la organización de numerosos eventos del Capítulo; fue Secretario de Finanzas del Comité Organizador de las IX Jornadas Venezolanas de Microbiología, luego Secretario General del Comité Organizador del IV Congreso Venezolano de Microbiología 1983-1986 y Presidente de las XXIV Jornadas Venezolanas de Microbiología “Dr. Carlos Palacios García” (1997), todos ellos efectuados en la ciudad de Maracay. Es miembro además de la Asociación Venezolana para el Avance de la Ciencia (AsoVAC) y es miembro fundador de la Sociedad Venezolana de Bioanalistas Especialistas. Ha desarrollado una intensa labor gremial, logrando ocupar en dos oportunidades la Presidencia del Colegio de Bioanalistas del Estado Aragua (1963-1964; 1969-1971) del cual es miembro fundador. Ha desempeñado asimismo otros cargos en la Junta Directiva Regional y Nacional; fue Vicepresidente de la Federación de Colegios de Bioanalistas de Venezuela (FECOBIOVE) durante 1985-1987. Además ha formado parte de numerosas comisiones gremiales.
 
Su trayectoria profesional, gremial y ciudadana le han hecho merecedor de numerosos reconocimientos, diplomas, botones y placas. Ha recibido la Orden al “Mérito en el Trabajo” en su primera clase en 1986. Condecoración “Rafael Rangel” en su primera clase 1986. En el marco de las XXIV Jornadas Venezolanas de Microbiología le fue otorgada la Medalla Conmemorativa del Fallecimiento de “Louis Pasteur” 1997 y fue condecorado en el 2002 con el “Samán de Aragua”.
 
El Negro León; es un gran aficionado de la fiesta brava, disfruta muchísimo de los deportes, de ahí que a pesar de ver poca televisión, los programas deportivos constituyen su espacio televisivo favorito. En la década de los 50 formó parte de un equipo regional juvenil de básquet. Tiene inclinación por la pintura, sobre todo la impresionista; ha pintado algunos cuadros, los cuales adornan las paredes de las casas de familiares y amigos muy cercanos. Por ser extremadamente inquieto, es muy común que en sus cuadernos de notas o en papeles de trabajo se consiga un dibujo, sobre todo cuando se trata de reuniones prolongadas.
Siente gran pasión por la naturaleza en general, sobre todo por la fauna y es por ello que disfruta muchísimo los momentos compartidos con su nieto David Simón, quien heredó ese sentimiento y ha superado al abuelo en su habilidad por la pintura.
 
Desde su jubilación se dedicó por un tiempo a escribir en un diario regional una columna denominada “Maracay en los años 40”, donde reseña sobre las costumbres y anécdotas de esa época dando rienda suelta a una inquietud que siempre ha tenido pero que no había desarrollado.
El Negro León es un iniciado en la Orden Fraternal Masónica donde ha alcanzado altos grados de perfeccionamiento moral, espiritual y filosófico, en consecuencia es una persona amplia, sencilla, humilde, tolerante y de gran fortaleza espiritual, con fino y elevado sentido del humor, solidario, siempre dispuesto a ayudar a quien lo necesite, de fuertes convicciones y amigo incondicional. Quienes lo conocemos y hemos tenido la oportunidad de compartir con él, podemos dar fe de su gran calidad humana, razón por la cual se ha ganado el cariño y respeto de sus amigos y compañeros de trabajo.