Hernán Paublini
Biografia elaborada por:
Oswaldo Carmona

Nació en la Parroquia Altagracia de Cumaná (estado Sucre) el 12 de febrero de 1939, de la unión de Julián R. Paublini González y Leticia Cedeño de Paublini. Sus progenitores desde muy temprana edad se habían dedicado a las actividades de farmacia el padre y de educación primaria, la madre. Es el segundo hijo de una familia de 7 hermanos que vivieron los primeros años de su infancia entre Cumaná, donde nacieron los 3 primeros y Cumanacoa (Distrito Montes del estado Sucre), donde se trasladaron sus padres a ejercer sus profesiones. Así, entre los aromas de preparaciones farmacéuticas y las aulas de enseñanza transcurrió la tranquila infancia de Hernán Ramón, alternando sus estudios de primaria en el Grupo Escolar "José Luis Ramos" con la práctica de béisbol con sus compañeros de escuela y las idas al cine los domingos "si sacaba buenas notas en la boleta escolar". Es probable que la circunstancia de vivir en un ambiente escolar y de tener la experiencia infantil de ver a su padre entre medicamentos, doctores y enfermos, influenciaran en la temprana inclinación del entonces estudiante de primaria hacia la docencia y ejercicio de la medicina que se materializarían en el futuro. El hecho de ser su madre institutriz y de tener rígidos principios disciplinarios y éticos facilitó el rápido aprendizaje y la adhesión a las normas de comportamiento del joven Hernán, que le ayudaron en cabal la aprobación de todos los grados de educación primaria. Ya con el bagaje de conocimientos iniciales de su educación primaria y de los principios éticos inculcados en su feliz hogar, ante la no existencia de estudios de educación secundaria en Cumanacoa, hubo de trasladarse a la capital del estado Sucre, Cumaná, para cursar sus estudios de Bachillerato en el Liceo "Antonio José de Sucre" y el Colegio "San José" de los Padres Paules. Desde el segundo grado de primaria había trabado una estrecha amistad con uno de su compañeros de grado, Luis Humberto Caldera Sucre, quién no sólo le acompañó en su obligado exilio a Cumaná, donde siguieron los estudios de Bachillerato sino que juntos siguieron los estudios universitarios y hasta hoy mantienen una hermandad que como los buenos vinos mejora con el paso del tiempo. Cursados y aprobados los primeros 4 años de bachillerato, Hernán y su madre consideraron que era aconsejable trasladarse a Caracas para conocer la vida en la gran urbe e irse adaptando al ambiente que en los años siguientes sería la sede de sus futuros estudios universitarios. Decidido así, el joven Hernán se inscribió para cursar el 5to año final de educación secundaria en el prestigioso Liceo "Andrés Bello", desde donde egresó con el título de Bachiller en Ciencias en 1956, contando para entonces los 16 años de edad. Antes de que terminara el año 1956, presentó el examen de admisión (que por primera vez se exigiera para el ingreso a la Universidad Central de Venezuela) y, aprobada esta exigencia, inició sus estudios de Medicina en esa universidad en el período lectivo 1956-1957. Curso en forma ininterrumpida a partir de entonces los seis años de sus estudios universitarios, obteniendo el título de Médico Cirujano de la Universidad Central de Venezuela en el año 1962, a los 23 años de edad, como integrante de la Promoción de Médicos "Centenario del Dr. Luis Razetti". Durante los dos últimos años de su carrera universitaria, se desempeñó como interno de pregrado en el Servicio de Traumatología del Hospital "José María Vargas" de los Seguros Sociales en La Guaira Para el momento en el que obtuvo su título, su hermano, José Gustavo, iniciaba también sus estudios universitarios en la recién fundada Universidad de Oriente. El doble propósito de estar en compañía de su hermano y de ingresar a ese nuevo instituto universitario, le llevaron a presentar los exámenes de selección exigidos a los aspirantes para el ingreso al mismo. Aprobado ese trámite, el 16 de Septiembre de 1962 formó parte del primer contingente de médicos que efectuaron el primer Internado Rotatorio del Hospital "Ruiz y Páez" de Ciudad Bolívar, sede de las actividades médico-asistenciales de la UDO. El hecho de ser ese hospital el punto de referencia médica de una extensa área geográfica y poblacional del sur-oriente del país, la obligatoria rotación por todos los servicios básicos del hospital y el desempeño de sólo una pareja de internos en las guardias que cada 4 días debían efectuarse para la totalidad del hospital, hicieron posible la exposición de los recién graduados a un enorme número de pacientes así como a una amplísima variedad de patologías que formaron parte del aprendizaje inicial del Dr. Paublini. La afortunada presencia de la primera avanzada de médicos internistas con formación universitaria de Postgrado en Medicina Interna fueron de una importancia capital en la formación científica inicial en esta rama médica. Los doctores Eduardo Jahn M., Luis Navarrete G., Waldemar Kiechle, Jorge Andrade T., Rómulo Requena B., y otros destacados especialistas locales fueron de una influencia capital en la adquisición de la disciplina de estudio y de adecuada atención de los pacientes. Fue particularmente destacada la influencia que en la formación del Dr. Paublini ejerció el Dr. Francisco Battistini C., un destacado dermatólogo con una sólida formación humanística y científica, quién a pesar de su formación en Francia, poseía un profundo conocimiento de la patología y de las costumbres locales que ejercían una fascinante impresión de todos los internos, y del joven Dr. Paublini en particular. Sus consejos en relación a la aguda observación de los síntomas y signos presentados por los pacientes, la calidez humana en el trato de los que le consultaban y su asesoramiento en relación a la literatura médica y de cultura general, fueron factores que influenciaron en forma definitiva en las actividades profesionales futuras del Dr. Paublini. Tras dos años de realización del Internado Rotatorio (1962-1964) se le ofreció la Residencia del Servicio de Medicina Interna, la que desempeñó durante varios meses, siendo seleccionado por las autoridades de la UDO para realizar el año 1965 entrenamiento de Postgrado de Medicina Interna en el Servicio de Medicina 1 (A) del Hospital Universitario de Caracas bajo la guía del Dr. Enrique Benaím Pinto. Con miras a ser incorporado como docente de la UDO, al terminar este entrenamiento el Dr. Paublini cursó formalmente dos años adicionales en el IV Posgrado de Medicina Interna, Sección Hospital Universitario de Caracas (UCV), contando con docentes tan distinguidos como los doctores E. Benaím Pinto, Augusto León C., Gustavo H. Machado, José A. Lamberti, Jean Dessenne, Antonio Sanabria, José Pérez Guevara. Yolanda Díaz de Perdomo, y otros distinguidos internistas de todos los servicios de esa especialidad por los cuales se efectuaba la rotación. El Dr. Paublini destaca en ese período de su formación como especialista la notable influencia que ejerció sobre su persona las cualidades científicas y humanas del entonces Monitor del Postgrado Dr. Pedro J. Armas Nurse, a quién todos los alumnos del Postgrado consideraban su asesor permanente en las dificultades diagnósticas y en otros problemas del quehacer diario que se presentaban en tan complejo grupo. Anticipándose a las tareas docentes que debía cumplir a su regreso a la UDO, efectuó simultáneamente con el curso de Posgrado de Medicina Interna, el Curso de Capacitación Pedagógica para docentes universitarios dictado por la Escuela de Humanidades de la UCV, que le ayudaron en la adquisición de las destrezas necesarias para efectuar esas labores. Finalizado el entrenamiento de Posgrado (1966-1968), regresó de nuevo a Ciudad Bolívar donde formó parte del cuerpo docente de la UDO, teniendo como sede fundamental al Hospital "Ruiz y Páez", donde adicionalmente cumplió con una intensa actividad asistencial. Transcurridos algo más de tres años de actividades docentes y asistenciales en la UDO (1968-1971), se le requirió encargarse de la Coordinación Médica del Servicio Médico de Empleados del MSAS, además de ejercer la consulta diaria de Medicina Interna de ese instituto. Al momento de separarse de la UDO, el Dr. Paublini había alcanzado el escalafón de Profesor Asistente en IV paso, estando pendiente la realización de su trabajo de ascenso para obtener la categoría de Profesor Agregado. Las actividades de la Coordinación Médica fueron complementadas con el desempeño de funciones de monitor de piso en el VI Curso de Posgrado de Medicina Interna que se efectuaba durante esos años en el Hospital Universitario de Caracas. Transcurridos tres años en esas actividades, fue becado por el MSAS para desarrollar Curso de Posgrado de Enfermedades Infecciosas en el St. George´s Hospital de la Universidad de Londres (Inglaterra) bajo la guía del Profesor H.P. Lambert. A su regreso a Venezuela tras, casi tres años de permanencia en Londres (1971-1973), el Dr. Paublini fue asignado en Comisión de Servicio a la recién iniciada Residencia de Posgrado en Enfermedades Infecciosas del Adulto del Hospital Universitario de Caracas. En este nuevo destino ejerció una intensa actividad docente y asistencial en compañía de los doctores Guillermo Olaizola C., Edgar Belfort A., Alejandro Mondolfi G., María J. Núñez C., Jesús Viera, Iván Brito B., Raúl Istúriz y otros destacados especialistas, extendiendo las actividades docentes, en particular mediante Cursos de Antibioticoterapia, a otros posgrados de ese instituto. En el transcurso de todos esos años (1976-1985) participó como expositor en numerosos cursos docentes y conferencias de diversos tópicos en enfermedades infecciosas en otros hospitales de la ciudad capital, así como en los de otras regiones geográficas del país. De nuevo el Dr. Paublini fue requerido por la División de Epidemiología del MSAS para asistir a Buenos Aires (Argentina) y Río de Janeiro (Brasil) para realizar cursos de entrenamiento en la Vigilancia Epidemiológica de las Enfermedades Prevenibles por Vacunas y Erradicación de la Poliomielitis, respectivamente, siendo nombrado Coordinador Nacional del Programa de Erradicación de la Poliomielitis en Venezuela, para dar cumplimiento al compromiso político y sanitario aceptado por el gobierno nacional en el más vasto programa de erradicar la circulación del poliovirus "salvaje" en las Américas y la enfermedad paralítica debida a ellos. El Dr. Paublini logró durante su actividad aglutinar en el programa la esforzada acción de los epidemiólogos, pediatras, enfermeras, neurólogos, médicos generales y, en general, de todo el personal de salud, para que el cabo de varios años de denodados esfuerzos de este personal se lograra en 1989, eliminar la circulación autóctona del polivirus causal, registrándose ese año el último caso de poliomielitis paralítica registrado hasta ahora en el país. Un papel crucial en el desarrollo del programa liderizado por la Organización Mundial de la Salud/Oficina Panamericana de la Salud, fue aportado por el Rotary Internacional quien hizo aportes capitales en cadena de frío para el adecuado mantenimiento de las vacunas y en otros aspectos generales del programa. UNICEF y otras organizaciones no gubernamentales dieron, así mismo, un valioso aporte para alcanzar la meta propuesta. Tras el éxito alcanzado en este programa, se encargó al Dr. Paublini,junto con el Dr. Oswaldo Godoy y la Dra. Adelfa Betancourt de Manrique la Coordinación del Programa de Eliminación del Sarampión en el país. Las gestiones del entonces Ministro de Sanidad, Dr. Carlos Walter y del gobierno nacional, hicieron posible la realización de una Campaña de inmunización masiva antisarampión en la población venezolana, tras la cual se logró una impresionante declinación de los casos y de la mortalidad debidos a esta enfermedad. El posterior desarrollo de campañas de inmunización de recuperación, posibilitó el adicional descenso de los casos, siendo de significación el hecho que al final de las actividades de este equipo (por jubilación de sus miembros) habían transcurrido más de dos años sin que se hubieran registrado casos de sarampión confirmados por el laboratorio, en toda la extensión del país. Un poco antes de jubilarse del MSAS, tras treinta y seis años de actividades continuas en el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, ingresó de nuevo a la docencia de pregrado en la Cátedra de Medicina Tropical de la Escuela "Luis Razetti" de la UCV, donde todavía colabora en la docencia junto con otros destacados especialistas. En el curso de su larga actividad profesional que se acerca a los cuarenta años, el Dr. Paublini ha publicado artículos científicos en diversos órganos de divulgación científica nacional y extranjeros, destacando, entre otros, los dedicados a la Mononucleosis Infecciosa, Malaria, Fiebre Tifoidea, Leptospirosis, Fiebre Hemorrágica Venezolana y Fiebre Amarilla. Fue autor de todos los informes presentados por el país en las diversas reuniones del Grupo Técnico Asesor y el Grupo Andino, en su rol de Coordinador Nacional de las actividades del Programa de las Enfermedades Prevenibles por Vacunas patrocinadas por la OPS/OMS. Hernán Paublini ha participado en calidad de conferencista/coordinador de numerosas conferencias y congresos de diversos tópicos en enfermedades infecciosas. Es miembro de varias sociedades científicas entre las que destacan: Sociedad Venezolana de Medicina Interna, Miembro Fundador de la Sociedad Venezolana de Infectología,, Asociación para el estudio de las Enfermedades Infecciosas (Inglaterra), Red de Sociedades Científicas Venezolana, Asociación Venezolana de Epidemiología y es Miembro Honorario de la Asociación Venezolana de Inspectores Sanitarios. Su trayectoria profesional ha sido reconocida con hechos tales como haber sido epónimo de las III Jornadas de Egresados del Posgrado de Infectología del Hospital Universitario de Caracas, Condecoración de la Cruz Nacional de Sanidad, Diploma de Honor del MSAS, Epónimo de las X Jornadas Nacionales de Infectología, Diploma de Reconocimiento de la Certificación de Erradicación de la Poliomielitis. En la vida familiar, el 17 de enero de 1966, el Dr. Paublini contrajo nupcias con la distinguida Srta. Daisy J. Pietrini Malavé, hija de una honorable familia de Caripe (estado Monagas), transcurriendo ya muchos años de dicha conyugal, junto con sus hijos Jorge Guillermo, Daisy Carolina y Hernán Octavio. El Dr. Paublini es un aficionado desde muy temprana edad al béisbol (caraquista desde la época del Cervecería Caracas en Venezuela y de los Yankees de Nueva York en las Grandes Ligas), tiene una particular afición por películas clásicas y por directores famosos; mantiene una extensa colección de música de las Big-Bands y de intérpretes del jazz y desde su temprana infancia en Cumanacoa colecciona estampillas, siendo los principales países de su interés filatélico Venezuela, Gran Bretaña, España y Estados Unidos. Hernán Paublini es una de las personas más queridas en el gremio médico por sus condiciones profesionales y su amor a la verdad y a la excelencia. Es hombre de fe y cristiano a carta cabal. Quienes somos sus amigos nos sentimos afortunados de tenerlo cerca.